El peligro de los colorantes


Cuando un niño tiene doce años ya ha ingerido, en promedio, más de dos kilos de colorantes artificiales. Si haces una proyección con tu edad, ¿cuál sería el resultado?

Los colores inciden en nuestra apreciación del sabor y, de esta manera, influyen sobre nuestro apetito. No es lo mismo comer un tomate verdoso que uno de rojo intenso; con seguridad, este último nos resulta mucho más atractivo.

Los colores son muchas veces los responsables de que tomemos la decisión de comprar o no ciertos productos comestibles, y la industria lo sabe. Por eso, se utilizan mucho en alimentos infantiles, en golosinas, en jugos, en sopas, en quesos, en refrescos, en salsas y (prácticamente) en todos los alimentos industrializados.


Estos aditivos han estado en la polémica durante mucho tiempo y es hora de que tú también tomes conciencia del daño a largo plazo que generan en

tu salud y la de tus hijos. Los colorantes son el grupo de aditivos que

más diferencias presenta en las legislaciones y las regulaciones de uso de distintos países. Los países nórdicos no admiten su utilización, mientras que en Reino Unido se permiten algunos que no están autorizados en otros países de la Unión Europea,

pero sí están autorizados en Estados Unidos. Esto ya debería decirnos mucho al respecto, ya que existe una disonancia clara entre estas regulaciones.

Y ¿cuál es el panorama en América Latina? En Chile, por ejemplo, solo se exige que los colorantes considerados peligrosos sean rotulados con letra


mayúscula y en negrita, pero no se informa al consumidor la razón de esta distinción, lo que genera dudas en la información necesaria para tomar la decisión que lo ayudará a evitar su uso. Existen algunos estudios que vinculan estos aditivos con diversos problemas de salud. Por esta razón, evita los alimentos industrializados con colores muy llamativos, como los jugos, las bebidas artificiales y las golosinas, entre otros. Revisa las

etiquetas de lo que consumes con regularidad: si te encuentras con elementos en negrita y mayúscula o palabras de difícil pronunciación, ¡ya sabes! ¡No

es bueno para ti!


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo