LAS TRES EDADES

Edad cronológica, biológica y psicológica.


¿Qué edad tiene usted?

​¿Qué pregunta no? Sobre todo si se pregunta a una dama.

Existen tres maneras diferentes y separadas de medir la edad de un individuo. La edad que tenemos según el calendario, la edad biológica que se mide de acuerdo con los signos vitales críticos y los procesos celulares y la edad psicológica que es la edad que tenemos según nos sentimos.

La primera, que sería la edad cronológica, es fija, pero la menos confiable. Una persona de 50 años puede estar casi tan sana como cuando tenía 30 y esto también resulta al revés.

La segunda medida es la edad biológica, esta te dice cómo ha afectado el tiempo a tus órganos y tejidos comparándolos con otras personas de tu misma edad cronológica.

Pero, el tiempo no afecta al cuerpo de modo similar; es un hecho que cada célula, tejido y órgano envejece a su propio ritmo, esto torna la edad biológica mucho más compleja que la cronológica.

La edad más personal de las tres mediciones es la edad psicológica y es esta la que ofrece más posibilidades de revertir el proceso de envejecimiento.

Miremos los factores que aceleran el envejecimiento: la depresión, la incapacidad de expresar las emociones, sentir incapacidad para cambiar o cambiar a otros, vivir solo, ausencia de amigos íntimos, preocupación financiera, insatisfacción en el trabajo, preocupaciones excesivas, enojarse con facilidad, críticas hacia sí mismo, lamentar el situaciones en el pasado.

Ahora, miremos los factores que se observan en las personas longevas: matrimonio feliz, satisfacción en el trabajo, sensación de felicidad personal, facilidad para la risa, vida sexual satisfactoria, tener y conservar amigos íntimos, rutina diaria y de trabajo regular, tomar vacaciones, facilidad para expresar sentimientos, optimismo con respecto al futuro, sentirse seguro en lo financiero.

¿Cómo te sientes? Puedes tener 60 años cronológicos, pero tener los órganos y tejidos mejor que muchos, ademas, buenas relaciones, un matrimonio feliz, no te tomas todo tan seriamente y das rienda suelta la risa, has aprendido a administrar tu dinero de manera que no gastas lo que no tienes, y observas el futuro con optimismo, etc. Diría que te sientes bastante bien.

Es fácil darse cuenta por lo antes expuesto, que podemos ayudarnos a prolongar la vida y vivirla con calidad observando los factores que la alteran o ayudan.

18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo